PINTO MI HISTORIA

SIN MIEDO A SOÑAR

Estando hoy tan cerca de cumplir con un sueño y empezar a vivir mi nueva aventura (pronto cuando esté más materializada contaré), quiero compartirles una pregunta que me hacen siempre antes de empezar cualquier oportunidad que se viene a mí vida… -» Chiquii me alegro mucho por ti, pero no te da MIEDO? y si te pasa algo, no te da MIEDO? No te da MIEDO que no sea como lo sueñas?»- …

En fin, un montón de posibles preguntas acerca del MIEDO a vivir lo que deseo. 

Antes de responder voy a decir que es el MIEDO según la Real Academia de la lengua Española RAE:

  • Angustia por un riesgo o daño real o imaginario
  • Recelo o aprensión que alguien tiene de que le suceda algo contrario a lo que desea. 

Existen miedos que realmente nos paralizan, que nuestra mente los ve como una amenaza e inmediatamente se alerta, para que evitemos pensar en esto que puede afectar nuestra tranquilidad. Pero hoy después de tantas veces respondiendo a lo mismo les puedo decir que NO en mayúscula, negrilla y subrayada en mi corazón nunca me ha dado miedo empezar algo nuevo, ni salir del país, ni de mi zona de confort, ni vivir con gente extraña, ni trabajar en medio del mar, ni los huracanes del caribe, ni las culturas tan diferentes con las que me puedo topar en el camino y tampoco me da miedo ser tan confiada con las personas que apenas conozco. 

Me identifico  a mi misma como una viajera empedernida, contadora de historias y aventurera de la vida. Por lo tanto lo que en realidad me da MIEDO es quedarme quieta y ver cómo se me pasa la vida sin vivir mis sueños, que se me pasen los días y todos sean iguales al anterior, que nada mueva mi vida ni me motive a ser mejor, no tener historias que contar ni gente nueva por conocer, idiomas que aprender, caminos que recorrer, cambios que realizar, emociones que sacudan todo mi existir. 

"Me da más miedo quedarme quieta y ver cómo se me pasa la vida sin vivir mis sueños"

Parecerá muy loco pero en los momentos de calma es cuando me siento más incómoda. Muchas veces pienso es hora de estabilizarme en algún lugar, echar raíces y hasta me he obligado a hacerlo pero luego me doy cuenta que NO es lo que YO QUIERO ni deseo para mi vida. 

 Desde que salí de la universidad hace 6 años me he enfermado más las veces que estoy «estable» que las veces que ando en mis chiquiaventuras. Y a veces sin buscar las oportunidades, ellas llegan solitas a tocar la puerta de mi casa, a hacer eco en mi cabeza y como a mí solo es que me digan viaje y yo ya tengo mis zapatos puestos y mi mochila al hombro. No puedo resistirme y decir que No #sorrynotsorry.

No recuerdo donde fue que leí una vez que decía que detrás de los miedos a emprender algo nuevo, a los cambios o a los fracasos estaba el MIEDO A SOÑAR. Que este miedo siempre venia escondido y calladito, porque nos impedía creer que podíamos tener una vida mejor o nos limitaba a creer lo que merecíamos. 

Para muchos es lógico pensar que es inútil y que todo esto de soñar en grande sumado a todos los coaching motivacionales hace parte de la mentalidad de los millenials como reyes del universo. Y si nos llegaran a preguntar que si tenemos miedo a soñar estoy segura que la mayoría diría –«No, no me da miedo, que absurdo si esto es gratis»- pero realmente nos concedemos ese derecho? Nos autorizamos a pensar en nosotros mismos cumpliendo lo que realmente anhelamos?

Hay un parte del libro El Alquimista que me encanta y trataré de resumirlo aquí y es cuando el Rey de Salem se aparece en la vida del pastor y le dice que el libro que está leyendo trata de convencer al mundo de la mayor mentira que existe -«En un determinado momento de nuestra existencia, perdemos el control de nuestras vidas, y éstas pasan a ser gobernadas por el destino»-.

Más adelante le dice: «Todas las personas en su juventud, saben cual es su leyenda personal, todo se ve claro, todo es posible, y ellas no tienen miedo de soñar y desear todo aquello que les gustaría hacer en sus vidas. No obstante, a medida que el tiempo va pasando, una misteriosa fuerza trata de convencerlas de que es imposible realizarla. 

Estas fuerzas parecen malas pero en realidad están preparando tu espíritu y tu voluntad, porque existe una gran verdad en este planeta; seas quien seas o hagas lo que hagas, cuando deseas con firmeza alguna cosa, es porque este deseo nació en el alma del Universo. Es tu misión en esta tierra». 

Llámenme desubicada o ingenua, pero yo si creo en esta verdad. Porque creo fielmente que cuando uno sueña todo empieza a alinearse para que se haga realidad. Cuando dejamos de soñar o de intentar no estamos limitando nuestras posibilidades sino las de Dios al creer que esto no puede pertenecernos, o que no lo merecemos por x o y razón. Y cuando estamos a punto de abandonar nuestros sueños llega de alguna extraña razón una SEÑAL disfrazada de muchas maneras para mostrarnos que no debemos desistir. 

Todas las grandes historias de personas influyentes en el mundo empiezan con una idea y un sueño. Que se va materializando con el tiempo, esfuerzo y dedicación, con una gran historia detrás de ¿cómo?, ¿por qué empezaron? y sobre todo cuál fue la razón para que no desfallecieran.

«Les aseguro que, si alguno le dice a este monte: “Quítate de ahí y tírate al mar”, creyendo, sin abrigar la menor duda de que lo que dice sucederá, lo obtendrá. Por eso les digo: Crean que ya han recibido todo lo que estén pidiendo en oración, y lo obtendrán.» Marcos 11: 23-24 NVI

"Hoy estoy viviendo lo que pedía a gritos y con lágrimas en los ojos ayer"
#cosasdechiqui

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Find a sponsor for your web site. Get paid for your great content. shareasale.com.